933 530 651 | Casals i Cuberó,225-227 08042 – Barcelona | contactar@t-maxrestaura.com

Dadas sus excelentes prestaciones, las fachadas ventiladas se han convertido en una solución muy utilizada actualmente en la construcción. Veamos qué son y cuáles son sus principales ventajas.

¿Qué es una fachada ventilada?

Una fachada ventilada, también denominada fachada transventilada, es una solución constructiva para el cerramiento exterior de una edificación. Podemos entender esta fachada como una piel que se sobrepone a la propia parte exterior del edificio sin llegar a tocarlo, esto es, dejando un espacio intermedio.

En la Wikipedia puedes ver más información sobre las fachadas ventiladas. Ver aquí.

¿Qué partes tiene una fachada ventilada?

Dichas fachadas se componen de:

1. Hoja interior. Esta capa es la parte exterior de la estructura del edificio. Generalmente suele ser de ladrillo, aunque podemos encontrar otros acabados.

2. Capa aislante. Esta capa queda en contacto directo con la hoja interior, con ello se asegura la estanqueidad y la inercia térmica de las estancias interiores del edificio. Son varios los materiales que se pueden utilizar como aislante, como la lana de roca específica para esta tipo de fachadas, las placas de poliestireno expandido o poliuretano proyectado  directamente sobre la hoja interior.

3. Capa exterior. Es la parte que va a quedar directamente a la intemperie y, por tanto, un punto clave en este tipo de fachadas. Se ancla a la hoja interior mediante una subestructura que será la que soporte su peso. Esta capa queda separada de la hoja interior unos centímetros, permitiendo que circule el aire. Además, la capa exterior está compuesta por placas entre las que se dejan las juntas abiertas. Esto favorece aún más el flujo de aire y elimina los problemas típicos de dilatación que tienen las fachadas tradicionales.

Los materiales más habituales para la capa exterior de las fachadas transventiladas son los pétreos, que ofrecen una gran inercia térmica, una muy buena durabilidad y una estética excepcional. Otros materiales muy utilizados son los paneles sándwich, placas metálicas o maderas tratadas.

¿Cuáles son las ventajas de una fachada ventilada?

1. Ahorro energético. La fachada protege del sol, pues los rayos no inciden directamente sobre el edificio, sino sobre la capa exterior. Esto provoca que se controle la temperatura en el interior del edificio. Además provoca el conocido efecto chimenea, que consiste en que el aire caliente alojado en el interior de la cámara sube y se reemplaza por aire fresco. Esto sucede en verano pero no en invierno, pues el aire no se calienta tanto como para subir, creándose así una cámara de aire caliente.

2. Durabilidad y mantenimiento. Los resultados frente al deterioro son muy buenos. Además, al estar compuesta por placas, pueden cambiarse solamente aquellas que estén deterioradas.

3. Estética y revalorización. Esto se debe a la utilización de materiales nobles, como la piedra o la madera. En los proyectos de rehabilitación en los que se utiliza las fachadas ventiladas, pueden darse incrementos de hasta el 25% del valor del inmueble.

¿Necesitas reformar la fachada de su edificio? Pídanos presupuesto Estamos en Barcelona

 

Qué son las fachadas ventiladas
5 (100%) 2 votes

Pin It on Pinterest

Share This